REINOS CRISTIANOS II: ECONOMÍA


  • LA CORONA DE CASTILLA: ECONOMÍA 
Aunque la mayoría de la población se dedicaba a la agricultura (cereales, vid, olivo...) en Castilla se desarrolló mucho la ganadería ovina, concretamente  de las ovejas de raza merina, unas ovejas provenientes del Norte de África que tenían mucha y muy buena lana convirtiéndose en la principal actividad económica castellana.
Los reyes de Castilla dieron preferencia a esta ganadería antes que a la agricultura y Alfonso X creó el Honrado Concejo de la Mesta en el 1273.
 

 

 

 


La Mesta era una organización que controlaba y regulaba la trashumancia y el paso de los grandes rebaños de ovejas por unos caminos llamados cañadas,  principalmente por la leonesa y la segoviana. En verano las ovejas subían a los prados del Norte y en invierno bajaban a las llanuras de Extremadura y el sur de Castilla (trashumancia)
Pero la invasión de las tierras de cultivo por los rebaños provocaba numerosos enfrentamientos entre agricultores y ganaderos. Pero los que perdían siempre eran los campesinos pues la monarquía favorecía a los grandes propietarios (nobleza, Iglesia y ganaderos) que formaban la Mesta.

La lana castellana se exportaba a las ciudades textiles de Flandes (parte de la actual Bélgica), sobre todo a Brujas, y a Inglaterra y su venta daba enormes beneficios a los ganaderos, la nobleza castellana y la propia monarquía.

 

La lana se concentraba en Burgos y desde allí se transportaba a los puertos del Cantábrico para luego mandarla a Flandes e Inglaterra. Allí había talleres que transformaban la lana en ricos paños que luego se vendían por toda Europa y en Castilla. También había importantes ferias, entre las que destaca la de Medina del Campo (Valladolid).
 

En Castilla abundaron las ferias. La de Medina del Campo fue la más importante y allí iban los mercaderes europeos a comprar la lana castellana. En Burgos vivían muchos mercaderes extranjeros que llevaban la lana a los puertos del Cantábrico y desde allí a las ciudades de Europa. Sevilla se convirtió en un enclave comercial ya que estaba en una posición privilegiada de la ruta atlántica.

Pero, al no haber manufacturas (fábricas) textiles en Castilla, no se desarrolló una burguesía castellana y la nobleza siguió teniendo mucho poder.

  • LA CORONA DE ARAGÓN: ECONOMÍA
En Aragón la economía también se basaba en la agricultura (de regadío en las huertas valencianas) y la ganadería ovina (pero con menos volumen que en Castilla).
En las ciudades se desarrollaron importantes actividades artesanales (textil, metalúrgica, construcción naval, en las atarazanas) que estimularon la principal actividad económica: el comercio marítimo.
 

La Corona de Aragón, con Barcelona a la cabeza, desarrolló un comercio marítimo muy importante.
Los productos que vendían eran paños de lana, aceite, corales para hacer adornos, armas y papel.
A su vez, compraban cereales, especias y tejidos de seda.
Para proteger esta gran actividad comercial, crearon los Consulados de Mar, una especie de tribunales, en los que había un cónsul que resolvía problemas con los mercaderes.
Se solían reunir en la lonja una gran sala cubierta donde se guardaban también los productos destinados a la exportación y la importación.

LONJA DE LA SEDA DE VALENCIA (TOUR VIRTUAL)

Las rutas comerciales comunicaban los 3 principales puertos (Barcelona, Palma de Mallorca y Valencia) con Cerdeña, Sicilia, el Imperio Bizantino y el Norte de África.
 

 


A raíz de este desarrollo comercial se creó una gran flota militar que además ayudó a la expansión territorial por el Mediterráneo, y así, Aragón dominó militar y económicamente el Mediterráneo occidental ocupando Sicilia, Cerdeña, los ducados de Atenas y Neopatria y Nápoles